Qlink

 Qlink El QLink se lleva colgado del cuello, cerca del corazón. Como no necesita contacto directo con la piel, también se puede llevar por encima de la ropa.

Inalterable y resistente, el Qlink está diseñado para durar toda la vida. No necesita pilas porque lo impulsa la persona que lo lleva con la electricidad que emite el corazón. Es totalmente resistente al agua por lo que puede ducharse o nadar con él.

Las células y átomos del cuerpo oscilan siguiendo ritmos complejos, y de ahí transfieren energía e información. Se cree que los campos electromagnéticos trastornan e interrumpen estos ritmos, lo que provoca el desorden dentro del sistema. Las células se ven obligadas a gastar más energía en el reparto de sus mensajes electroquímicos, lo que conlleva un aumento de la fatiga celular que provoca estrés al sistema.

El cuerpo, con la ayuda del QLink, no se ve afectado por el estrés o los traumas que podrían provocarle las emisones electromagnéticas, ya que no permite que éstas disuadan al cuerpo de seguir sus ritmos naturales. Al tiempo que refuerza la propia energía natural del cuerpo y su inteligencia innata, el QLink le permite reconocer y diferenciar entre las energías externas saludables y las perjudiciales. Las energías naturales son muy beneficiosas para el cuerpo, pero muchas energías artificiales le hacen perder su equilibrio natural. Así, el cuerpo permanece concentrado y trabaja a su nivel óptimo.

La mejor demostración de los beneficios del QLink es la experiencia personal. Alrededor de un 35% de los usuarios responden al QLink en unas pocas horas, mientras que otros pueden necesitar hasta 30 días para experimentar sus efectos. Si, pasado un mes, usted nota unos efectos demasiado sutiles para que los pueda detectar, quítese el QLink durante una semana. A veces, quitándoselo podrá hacer un mejor seguimiento sobre beneficios que le aporta.

Se necesita alrededor de una semana para que el QLink se adapte al campo energético de la persona -biocampo-, por ello no se recomienda dejar que otra persona use su QLink.

Con el Q-Link la recarga de su biocampo se produce siempre que lo lleve puesto. Por tanto, lo mejor es llevarlo siempre encima, incluso para dormir.

Lo que determinará cómo de bien se siente, o cuantas mejoras notará, depende de lo desequilibrado que estén sus sistemas corporales.

Muchos científicos, especialmente de la medicina oriental, creen que los tipos de energías que armoniza el QLink ayudan a regular el sistema de circulación sanguínea posibilitando el correcto funcionamiento de todo el cuerpo.

En algunas personas el Qlink elimina la sensación de malestar, mejora la calidad del sueño y hace desaparecer la sensación constante de fatiga. Muchas personas dicen tener más energía, lo que les permite rendir más, mental y físicamente. Otras dicen haber aumentado su concentración, memoria y claridad mental.

Numerosos deportistas profesionales atribuyen sus victorias al Qlink.

El QLink puede incluso ayudar a mejorar la presión sanguínea y la circulación. En tanto que los efectos del envejecimiento están relacionados con el estrés y la oxidación celular, el QLink aporta beneficios específicos para los usuarios de edad avanzada.


Qlink electrosensibilidad El Qlink fortalece la resistencia a los efectos del estrés.

Incrementa su energía, claridad mental, especialmente bajo presión.

Mejora la oxigenación sanguínea en el sistema cardiovascular.

Incrementa la capacidad de trabajar en ambientes saturados de radiaciones electromagnéticas (oficinas, aeropuertos, hospitales...).

Menor fatiga y mayor concentración, especialmente cuando se trabaja todo el día delante de un ordenador.

Menos dolores de cabeza después de un uso prolongado de teléfonos móviles y ordenadores.

Mayor resistencia durante todo el día.

Reducción de los efectos del jetlag como fatiga e insomnio en vuelos de larga distancia, y menor tiempo de recuperación después del aterrizaje.
Qlink electrosensibilidad
Mejor descanso nocturno.

Alivio de dolores musculares y síndrome premenstrual.

Menos tensión nerviosa y ansiedad.

Mejora de la memoria.

Menos resfriados e infecciones.

Mayor claridad mental.

Mayor equilibrio emocional.

Mayor rendimiento en los deportes y el Golf.

Doctor Mark Atkinson

"Dado que soy un usuario ávido de teléfonos móviles, decidí investigar los dispositivos protectores y tecnologías disponibles. Fue el Q-link el que obtuvo el primer puesto. Con él disfruto de niveles más altos de energía, y mi rendimiento mental se ha visto incrementado. Se lo recomiendo a todo el mundo."


Aunque el Qlink no está destinado para tratar o mitigar ninguna enfermedad, algunas personas que padecían de patologías graves han notado notables mejorías desde que usan el Qlink. Pinche aquí para ver testimonios relacionados con patologías como el Síndrome de Fatiga Crónica, Fibromialgia o Epilepsia.

Algunas profesiones implican una exposición continuada a altos niveles de emisiones electromagnéticas, lo que a la larga pueden llegar a minar la salud. Pinche este enlace para conocer los beneficios del Qlink en profesiones de alto riesgo debido a los CEM.

La Tecnología

La SRT™ (tecnología de resonancia simpática) fue desarrollada tras años de investigación en una nueva clase de energías llamadas sutiles o fundamentales. La energía sutil hace referencia a una energía física, como la electromagnética o la acústica. Debido a su baja intensidad no tenemos forma de medirla actualmente. Es un campo físico de muy baja magnitud.

La energía sutil y la fundamental pueden ser la misma energía descrita en la "teoría de cuerdas" (la última y más osada rama de la física cuántica), una teoría que propone un universo de al menos diez dimensiones, de las que se despliegan las dimensiones de nuestro mundo físico.

Clarus Technology SA ha desarrollado una tecnología que permite que estos campos de energía sutil se concentren transformando sus campos de fuerzas multidimensionales en nuestros campos de tres dimensiones.

Esta es la tecnología codificada en la célula de resonancia del QLink. El campo o frecuencia que emana de esta célula es coherente y clara e induce dicha resonancia tanto en los objetos materiales como en los campos de fuerzas electromagnéticas de su alrededor. La tecnología Clarus SRT™, codificada en el QLink, proporciona una nota de referencia para que el cuerpo se sintonice, de tal forma que se contrarresta cualquier radiación externa o interna que tienda a desplazar el cuerpo hacia una frecuencia diferente.

                  comprar                         Realice su PEDIDO de Q-LINK

Instrucciones de uso


Ir arriba                      ImprimirImpresión                          Enviar a un amigo